Vía Laietana: pasado, presente y futuro

Return to all

 

La Vía Laietana es una de las principales arterias de Barcelona. Fue diseñada, tal y como la conocemos ahora, por Ildefonso Cerdà en 1859, para comunicar el nuevo barrio del Ensanche con el puerto, cruzando Ciutat Vella. Aun así, no fue hasta 1908 cuando empezó a abrirse. Su nombre está dedicado a los primeros habitantes íberos de la zona.
Pese a que la Barcelona de ahora no se entiende sin el plan de cuadrículas de Cerdà, antes de eso había llovido mucho.

En época de los romanos, la Vía Laietana también fue una gran arteria de la antigua Barcino. Siglos más tarde, en la zona habitaba un conglomerado de estrechas calles, en las que, según voces de la época, la higiene brillaba por su ausencia. Es por eso que en 1901, el Ayuntamiento de Barcelona, de concejales de la Lliga Regionalista, y con el respaldo de los concejales republicanos, aprobó el plan de remodelación de Cerdá.

El saneamiento de la zona fue el principal objetivo que impulso su apertura, pero hubo otros factores decisivos. Por un lado, la necesidad de conectar el área urbana de la ciudad con el puerto, que era el escenario principal de la actividad económica del momento. Por otro, la voluntad de convertir la zona en un área de negocios y por último el deseo de crear un centro histórico monumental. Y lo consiguió.

La época Romana, la medieval, la modernista y una Guerra Civil son algunos de los hechos históricos que ha vivido esta calle. Han cambiado las aceras, los negocios de la zona, el mobiliario urbano y los coches que pasaban por allí. Todo menos la esencia de una gran arteria comercial, una vía importante que ya en sus inicios conecto la ciudad con el puerto. Y aquí estamos nosotros: La Cuina de Laietana, empezando a escribir nuestra historia llevando la esencia mediterránea al corazón de Barcelona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *